Publicado en Noticias

ADIÓS DON AUGUSTO DE SAN PEDRO, NOS ENCONTRAREMOS A VUELTA DE PÁGINA

La Biblioteca Popular “Ramón José Cárcano” lamenta comunicar el fallecimiento de don Augusto De San Pedro y acompaña a sus familiares y amigos en el dolor que significa la irreparable pérdida de un ser humano íntegro, que con una labor eficaz y silenciosa, perdurará en la memoria de quienes tuvimos la suerte de conocerlo. Durante casi 20 años, por iniciativa propia y sin percibir remuneración alguna, reparó los libros dañados por el uso o el paso del tiempo de nuestra Biblioteca. Un verdadero “médico librero” trataba con cariño cada obra que presentaba tapas y hojas fuera de lugar para que volvieran a su función para la cual su autor lo escribió. Curiosamente, para la grey católica, nos dejó el día de la festividad de san Pedro y san Pablo, apóstoles que fecundaron la Iglesia. Nuestro San Pedro, en lo suyo, hizo que se recuperaran maravillosas obras de la literatura, algunas irrepetibles. El cuidó de uno de los templos de sabiduría en que se convierte cada Biblioteca. Los anaqueles lucen su trabajo y él, quizás sin saberlo, armó pensamientos en serio. Desde esta Institución nos resistimos a que haya olvidos injustos y que se siga profundizando la decadencia en algunos sectores. Es por eso que honramos a este gran vecino que forma parte de la historia viva de los 110 años de la Biblioteca.

Compartimos su esperanza de que en nuestros anaqueles aniden libros que irradien luz de esperanzas, conocimientos, crecimientos…en lugar de fanatismos y mal entendidas comodidades que formen verdaderos zombis. Nos queda la nostalgia, pero un lugar enorme de esta persona maravillosa en el corazón de quienes integramos la Comisión Directiva y de nuestras Bibliotecarias. Desde hoy nuestros libros, los que están a disposición de los lectores tienen un valor extra, que es el cariño y respeto que por ellos dejó nuestro amigo San Pedro. Desde hoy podemos decir que la cita del gran José Martí acerca de que “Hay tres cosas que cada persona debería hacer durante su vida: plantar un árbol, tener un hijo y escribir un libro”, Don San Pedro, con su trabajo, tendría todo el derecho de corregirlo y decirle que en su última parte se puede modificar con “recuperar un libro”. Adiós amigo… seguro que nos veremos en alguna vuelta de página.